CONCIENCIA SOCIAL, un constructo desde las Ciencias Sociales

CONCIENCIA SOCIAL, un constructo desde las Ciencias Sociales

CONCIENCIA SOCIAL, un constructo desde las Ciencias Sociales

1 comentario en CONCIENCIA SOCIAL, un constructo desde las Ciencias Sociales
Comparte en las redes Sociales

Sí desea leer el artículo en ISSUU haga clic AQUÍ

El Perú a la actualidad, presenta problemas sociales de variado índole, desde un desesperante y controvertido tiroteo entre policías y delincuentes hasta un acto conflagrado de “corrupción” en las esferas más altas del Estado, desde un episodio de crisis familiar entre padres e hijos hasta los sanguinarios conflictos entre las Fuerzas Armadas y los ciudadanos.

El problema no es económico (relativamente); porque, no hace mucho, unos periodistas se incursionaron en los sitios más poblados por la delincuencia de la ciudad de Lima, los ofrecieron trabajo, seguro de vida, gratificaciones, y las respuestas que obtuvieron fueron negativas, ninguno de los forajidos aceptó la oferta. Los problemas que más está flagelando al país en estos momentos, son la corrupción, el tráfico de influencias, el soborno, la extorción, la malversación, el prevaricato, el nepotismo, la impunidad, y los de esta naturaleza no son los únicos, se tiene el dato de que, en un solo año se da más de 150  paros entre lícitos e ilegales, y no se pueden obviar los casos de alcoholismo y prostitución, las violaciones y los maltratos en familia. Estos problemas, no sólo mellan la imagen del país, lo más preocupante es que entorpecen el desarrollo de éste en todos sus aspectos, sea en educación, salud, economía, cultura, prácticamente en todo se ve implicada los efectos de los problemas sociales, y no sólo entorpecen, también retienen, congelan e incluso hacen retroceder.

¿Dónde tiene su origen los problemas sociales? Podemos hallar variables desde causas sociológicas, psicológicas, culturales, teniendo implicancia en éstas las causas históricas; y aplicando la metodología comparada con otros Estados, y analizando textos de pensadores, como Emilio o la Educación de Juan Jacobo Rousseau, la responsabilidad recae cuasi exclusivamente en la educación, aquello que se aprende desde el seno mismo de la madre hasta prácticamente los últimos segundos de existencia. En ese sentido, con la supresión de las ciencias sociales de la estructura de la Educación Básica Regular y universitaria, se ha quitado al hombre peruano su capacidad o la noción de analizar los distintos fenómenos político-sociales, culturales, étnicos, o, todo lo concerniente al hombre y su entorno; la pregunta al cual da lugar este fenómeno es: ¿Cómo puede desenvolverse un ser social, correctamente, en un escenario que desconoce? ¿Qué noción tiene de la sociedad aquel que jamás la estudió científica o empíricamente? Conviene decir, con la supresión de las ciencias sociales se ha aniquilado la conciencia social y sin una conciencia social una sociedad simplemente está condenada al caos y al desorden perpetuo.

Hacía un análisis de los planes de estudio de las distintas escuelas y/o carreras profesionales de la Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac, casi todas tienen en sus cursos generales asignaturas de historia y psicología, pero carecen de cursos esenciales como es sociología, antropología, economía, filosofía, ciencia política; y la misma situación se percibe en los planes de estudio de la Educación Básica regular; cuando, deben ser estas materias, asignaturas obligatorias que todo estudiante tiene que estudiar, porque sólo así, adquirirá un conocimiento sistematizado tanto del hombre como de la sociedad; pero no basta con tener los cursos, hace demasiado quién y cómo las enseña, y más aún, resultan infructíferas cuando se deslindan del entorno social donde se vive, como cuando son estudiadas con métodos y paradigmas que no concuerdan con la realidad o el contexto.

Es abundante la literatura que trata de la importancia de las ciencias sociales y de lo necesario que son el estudio de las disciplinas que integran estas ciencias, porque están elaboradas o diseñadas básica y específicamente para la comprensión adecuada del hombre y de la sociedad, no sólo la comprensión, sino también el estudio, análisis y mejor aún, para aportar o contribuir con lo necesario y oportuno para la solución de cualquier problema de naturaleza social.

Las investigaciones científicas en el área de las ciencias sociales argumentan que el autoconocimiento (del hombre) y el conocimiento de la sociedad y/o la realidad social donde se vive, contribuyen y son determinantes de la estabilidad cultural de una sociedad, señalan que las personas con estas características son más filantrópicas y bastante sensibles con el entorno social donde viven, además que estos individuos analizan con más detalle la conducta y el comportamiento que van a manifestar y que éstos al mismo tiempo, maduran una identidad tanto personal como cultural que les impulsa a planear y lograr grandes objetivos para beneficio no sólo personales, sino, sociales y/o grupales; y que estas actitudes no habituales, son generadas por la conciencia social del hombre y que la conciencia social es efecto de las ciencias sociales. Según esta teoría, que un Estado duplique, triplique o cuadruplique sus fuerzas armadas o genere más normas y leyes, no va desaparecer o en todo caso disminuir considerablemente los problemas sociales; y cómo se justifica esto,  una investigación en psicología publicó un análisis de la conducta humana con relación a su entorno y las expectativas prospectivas y retrospectivas que tiene la persona referente a su existencia, en ello se señala que la violencia curiosamente genera más violencia, las fuerzas coercitivas, la coacción y la presión lo único que generan es desarrollar una emoción o un espíritu inestable y fastidiado donde la conducta humana manifestada es más de defensiva e instintiva  que de racional y juiciosa. En ese sentido, el asunto es la educación y la estructuración de la psique humana.

Bibliografía

  • Penilla, A. (1968). Introducción a la Filosofía y Lógica (1ra ed.). Lima: EDITORIAL UNIVERSO S.A.
  • Iudin, R. (2002). Diccionario Filosófico (1ra ed.). Lima: EDICIONES HUASCARÁN.
  • Cuellar, B.L. (1994). Introducción a la Filosofía 3º (2da ed.). España: Editorial Casals, S.A.
  • Mariátegui, J.C. (1988). 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana (15ava ed.). Lima: Empres Editora Amauta.
  • Rühle, O. (1964). El Alma del Niño Proletario (3ra ed.). Argentina: Editorial Psique.
  • Rousseau, J.J. (no especifica). Emilio o la Educación (no especifica). (…). Editado por elaleph.com.
  • Bergson, H. (1912). La Evolución Creadora (no especifica). España.
  • Cabrera, M. & Batthyány, K. (2011). Metodología de la Investigación en Ciencias Sociales (no especifica). Montevideo: Departamento de Publicaciones, Unidad de Comunicación de la Universidad de la Repéblica (UCUR)
  • Molina, D.M. (1999). La Investigación Cualitativa y Cuantitativa en Ciencias Sociales (no especifica). (páginas 343 – 354). Costa Rica.
  • Tafoya, L.E. (2009). Introducción a las Ciencias Sociales (1ra ed.). México: st-editorial.com

 


Comparte en las redes Sociales
  •  
  •  

About the author:

Brevemente, puedo decir acerca de mí que, soy escritor de novelas, ensayos y artículos de investigación de carácter social; y, soy estudiante de Ciencia Política en la Universidad Nacional Micaela Bastidas de Apurímac.

1 Comment

  1. Jsequeiros  - 10 mayo, 2015 - 9:12 pm

    No necesariamente se puede puede formar una conciencia social en las aulas de una universidad.

Leave a comment

Facebook

Radio en Vivo




Get Adobe Flash player

www.radio.iisotec.org

Redes Sociales

Donaciones

Donate Button with Credit Cards

Back to Top