LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA REALIDAD

LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA REALIDAD

No hay comentarios en LA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE LA REALIDAD
Comparte en las redes Sociales

La teoría social nos da elementos metodológicos y científicos, para hacer un mejor análisis de la realidad social, pues partimos de la tesis fundamental que se basa en que ´´la realidad se construye socialmente y que la sociología del conocimiento debe analizar los procesos por las cuales esto se produce”. La realidad construida socialmente debe ser de interés de la sociología, para comprender las diferentes relaciones e interacciones, para producir o formular la nueva teoría social del conocimiento no como una perspectiva epistemológica, sino más bien como una construcción epistemológica que tenga un matiz y un contenido científico.

Los teóricos (Berger y Luckmann), señalan que los términos básicos de la teoría social del conocimiento son: realidad y conocimiento; estos dos términos son usados corriente y cotidianamente (sentido común), frente a ello surge cierta dialéctica entre el filosofo y el sociólogo, porque el primero se cuestiona y se plantea interrogantes acerca de la “realidad y del conocimiento”(¿Qué es lo real?¿Cómo conocerlo?), justamente por esta razón, el sociólogo cuestiona al filósofo sobre sus interrogantes hasta el punto de generarle una molestia, pero hay que señalar que la labor del filósofo es “cuestionarse” y dudar de la “realidad y del conocimiento”, pero el sociólogo tampoco podría quedarse satisfecho con la explicación del filósofo, pues, la obligación del sociólogo por lógica misma de su disciplina es indagar, al menos  la diferencia entre unas y otras realidades.

El interés del sociólogo en materia de la realidad, y el conocimiento se justifica inicialmente por el hecho de su relatividad social, es decir, en una sociedad se puede dar por realidad, y en otras sociedades no puede ocurrir lo mismo, para esto, el sociólogo entiende “el conocimiento y la realidad”, según el contexto sociocultural, es decir, según las manifestaciones de la diferentes sociedades. Así pues la necesidad de una “sociología del conocimiento” está dada por las diferencias observables entre sociedades, esta sociología deberá tratar las variaciones empíricas del conocimiento en las sociedades humanas y los procesos del conocimiento, entonces podemos decir que la sociología del conocimiento deberá ocuparse de todo lo que una sociedad considera como “conocimiento”.

Para comprender la perspectiva teórica de la sociología del conocimiento debemos señalar que esto encuentra sus primeros matices en las teorías marxistas, es decir, que Marx logró identificar que la sociología del conocimiento estaba relacionada en la “conciencia del hombre”, esta conciencia esta determinada por la sociedad, por el mismo hecho de que el individuo es inherentemente un ser social, esta concepción es propia de la teoría clásica de la sociología, es decir, la conformación de los pensadores como: Marx, Durckheim, Weber y Pareto, pues los tres últimos no coincidieron con Marx, sin embargo sobre todas las cosas los aportes de Marx a la teoría social del conocimiento son muy importantes.

La filosofía por su parte también aportó  con los teóricos más notables de la época como Nietzsche que tuvo una influencia en menor medida que los demás autores. Debido a esto se ha venido construyendo nuevas formas de abordar los problemas sociales relacionados con la realidad y el conocimiento. Frente a ello la sociología del conocimiento tiene que encargarse de construir una sociología de la verdad y no una sociología del error por ello la tarea fundamental de la sociología del conocimiento es desenmascarar ciertos errores de otras disciplinas científicas que no comprenden de manera sustancial y sistemática  los procesos y los cambios sociales.

La sociología del conocimiento dedica mucha importancia a la cotidianidad de la realidad, para establecer y buscar conocimientos y objetivarlos, es decir, que valora los conocimientos que vienen del sentido común, del cual la sociología no puede ser ajeno en sus análisis científicos, sino en base a ella construye una parte de la teoría social, considerando que todas las manifestaciones son construcciones de la realidad, y tienen una valides científica y es por ello que  “la vida cotidiana se presenta como una realidad interpretada por los hombres y que para ellos tiene un significado subjetivo de un mundo coherente”, frente a esta aseveración la tarea de los sociólogos es interpretarla y hacerla objeto de nuestro análisis, es decir, que la vida cotidiana no solo se da por establecido como realidad, sino se tiene que interpretarla en dimensiones coherentes con la realidad y después tomarla como objetiva.

En este proceso de lo cotidiano los fundamentos del conocimiento se presenta como objetivos, o sea constituida como un orden de objetos que han sido designados como objetos antes de que yo pareciese en la escena, es decir, que la construcción del conocimiento cotidiano es preestablecida socialmente, la realidad de la vida cotidiana se organiza alrededor del “aquí y ahora de mi presente”. Lo que “aquí y ahora” se me presenta en la vida cotidiana es lo real de mi conciencia, sin embargo, la realidad de la vida cotidiana no se agota por estas presencias inmediatas, sino que rompe el espacio y el tiempo, es decir, que abarca lo que no están presentes “aquí y ahora”, esto significa que consideremos en diferentes grados y contextos de proximidad y alejamiento, es más, la realidad de la vida cotidiana se nos presenta como un mundo intersubjetivo, un mundo que comparto con otros. La teoría social del conocimiento en relación a la vida cotidiana va más allá de las categorías de espacio y temporalidad, pues la estructura espacial es totalmente periférica con respecto a nuestras consideraciones presentes y la temporalidad es una propiedad intrínseca de la conciencia.

La interacción social rompe el esquema de tiempo y  espacio, es decir, que la interacción entendida en términos simmelianos configura la construcción social del conocimiento, la interacción se produce en la situación “cara a cara”, es decir, el otro se me aparece en un presente vivido, se que en el mismo presente vivido yo me lo presento a él “aquí y ahora” puntos clave de la interacción, esta triada de la interacción (aquí, ahora y cara a cara), da el resultado a un intercambio continuo de mi expresividad y de su expresividad, en esta interacción yo puedo interpretar erróneamente alguno de esos síntomas. Puedo pensar que el otro se sonríe cuando en realidad está haciendo una mueca, a esto según Goffman se denomina actuación, es decir, que actuamos en nuestras interacciones de diversas maneras, nuestros comportamientos van variando de acuerdo al contexto y al lugar. Sin embargo en la situación “cara a cara” el otro es completamente real entonces podemos decir que esta realidad es parte de la realidad total de la vida cotidiana, en ese sentido la realidad de la vida cotidiana contiene esquemas tipificados en cuyos términos los otros son aprehendidos y tratados en encuentros (cara a cara), en ese sentido la realidad social de la vida cotidiana es producto de la situación “cara a cara”.

El medio para hacer efectiva esta interacción de ¨ cara a cara ´´ es el lenguaje que cumple un rol protagónico en la concretización de esta interacción, porque contribuye en la fluidez de la expresividad y para ello ha creado códigos convencionales y no convencionales. El lenguaje hace posible la objetivación de la subjetividad, podemos definir como un sistema de signos vocales, el sistema más importante de la sociedad humana.

Las dimensiones espaciales, temporales y sociales cada vez son mas cercanas y armónicas gracias al lenguaje es que se  rompe el esquema presentista de la situación  “cara a cara”. El lenguaje es capaz de hacer presente una diversidad de objetos que se hallan ausentes espacial temporal y socialmente, este poder trascendente e integrador del lenguaje se conserva aun cuando, de hecho, ya no estoy dialogando con otro. El lenguaje construye enormes edificios de representación simbólica que parece dominar la realidad de la vida cotidiana con gigantescas presencias de otro mundo. La religión, la filosofía, el arte y la ciencia son los de mayor importancia histórica entre los sistemas simbólicos de esta clase, el lenguaje tiene la característica de construir y recuperar los símbolos construidos por la sociedad.

La parte objetiva de la sociedad es en realidad el constructo social y esta parte objetiva se refiere a la institucionalización, en este caso abordaremos todo lo referente a la institución y explicaremos su estructura orgánica, y funcional, en ese sentido las instituciones son propios inherentes al hombre, es el único ser capas de crear instituciones, es el único ser que a diferencia de los demás mamíferos superiores no posee un ambiente especifico de su especie, esto quiere decir que el hombre es adaptativo al espacio y al tiempo en cambio los animales sí tienen esa característica de la especificidad del ambiente que está determinado biológica y  geográficamente.

Los animales no humanos viven en mundos cerrados en cambio el hombre por contraste se caracteriza por su apertura al mundo, es decir, esta característica del hombre que se adapta a cualquier determinismo geográfico constituye uno de los pilares en la transformación de sus relaciones sociales constituyendo nuevas formas de organizar su vida y de regular su comportamiento, es por eso que el hombre a creado diferentes culturas. La humanidad es variable desde el punto de vista socio-cultural. Los hombres producen juntos un ambiente social, este ambiente esta conformado por sus manifestaciones que van desde la cultura, lo social hasta lo psicológico, este cambio en el hombre origina contradicciones en el cambio social, esta carencia de los medios biológicos que estabilizara al comportamiento humano origina nuevas formas de estructuras e instituciones, es decir, que las instituciones surgen para regular el comportamiento humano y de esa manera estabilizar su conducta.

A fin de comprender mejor el comportamiento humano surgen las instituciones. Toda actividad humana esta sujeta a la habituación (todo acto que se repite con frecuencia), la habituación implica que la acción de que se trata puede volver a ejecutarse en el futuro de la misma manera y con idéntica economía de esfuerzo. Estos procesos de habituación anteceden a toda institucionalización, las instituciones surgen de una tipificación recíproca de acciones habitualizadas. Las instituciones van creando mecanismos de control social y van estableciendo y tipificando el rol de cada individuo o grupos de individuos, las instituciones dan origen a las autoridades por eso en los tiempos actuales cuando se dicen que la actividad humana se ha institucionalizado, es decir que a sido sometido al control social esta definición nos ayuda a comprender de manera crucial el funcionamiento de las instituciones en la actualidad y el rol que cumplen cada individuo dentro de estas instituciones, es decir, la institucionalidad es una forma de coerción social que puede darse desde el ámbito público y desde el ámbito privado, (Estado y empresa privada), es así que todos nuestros actos y comportamientos están previamente controlados por tales instituciones.

Un mundo institucional, pues, se experimenta como una realidad objetiva, tiene una historia que antecede al nacimiento del individuo y no es accesible a su memoria biográfica. Ya existía antes de que el naciera y existirá después de su muerte. Esta historia de por si, como tradición de las instituciones existentes, tiene un carácter de objetividad”, esta es la idea fundamental que explica la forma y el contenido de la institución, de ahí es que podemos comprender que las instituciones preceden en el tiempo y nuestra existencia termina, y las instituciones continúan esta es una de las diferencias con las organizaciones, pues las organizaciones tiene una duración limitada.

Las instituciones abarcan la totalidad del comportamiento humano, de hecho que las instituciones tienen un contenido histórico y cultural, es por ello que las instituciones se diferencian de una sociedad a otra lo que puede ser objetiva en una puede ser subjetiva en otra. Las instituciones categorizan los roles y las funciones  sociales, es decir, que en las instituciones hay funciones especificas para cada individuo, y comandadas de manera jerárquica por otras mas especializadas, esto da origen a la segmentación del orden institucional, dentro de ella surge la distribución social en base a competencia y necesidades, ciertas funciones o mejor dicho ciertos roles que el individuo le da un estatus especifico.


Comparte en las redes Sociales
  •  
  •  

About the author:

Sociólogo apurimeño, estudió en la Universidad Nacional Federico Villarreal. Tiene una Especialización en Análisis, Gestión y Resolución de Conflictos Socioambientales, y un Programa en Gobernabilidad y Gerencia Política, ambos estudios realizó en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Leave a comment

Facebook

Radio en Vivo




Get Adobe Flash player

www.radio.iisotec.org

Redes Sociales

Donaciones

Donate Button with Credit Cards

Back to Top